Como cada año, por estos días las voces de Cuba y de la comunidad internacional se alzan para denunciar el bloque del gobierno estadounidense contra la isla y sus impactos en la vida cotidiana de cubanas y cubanos. Nuestro Centro no puede quedar en silencio ante esta injusticia. 

El Centro Oscar Arnulfo Romero condena enérgicamente el bloqueo inhumano y anticristiano, que los Estados Unidos le ha impuesto a Cuba por más de seis décadas.

A pesar de la oposición de la inmensa mayoría de las naciones al mismo, las administraciones estadounidenses han mantenido oídos sordos al reclamo internacional para poner fin a esta injusta política.

El gobierno que encabeza el presidente Donald Trump,  quien con su postura favorece la cultura del odio y el desprecio, continúa aferrado a esa posición hostil contra la isla.

El Centro Oscar Arnulfo Romero, como parte del pueblo cubano,  considera un requisito imprescindible el fin del bloqueo estadounidense, para poder vivir con plenitud y desarrollar las capacidades de las cubanas y los cubanos. Aspiramos a alcanzar un mayor desarrollo y perfeccionar la sociedad que construimos. Las limitaciones que impone el bloqueo son un obstáculo para todos los sectores del país.

La aplicación de esta política afecta la salud, la educación, la economía, los servicios, los precios de los productos que consume la población, los salarios, la alimentación y la seguridad social. No hay componente de la vida cotidiana de la ciudadanía  en que no esté presente el impacto del bloqueo. Cuba es nuestra y la queremos sin ataduras que frenen sus potencialidades. 

Gabriel Coderch

Director del Centro Oscar Arnulfo Romero

La Habana, 16 de octubre de 2017.

Cuba es nuestra y la queremos sin ataduras que frenen sus potencialidades