Buenas tardes compañeras y compañeros:
 
Nos reunimos por tercera ocasión en la sede de la Asociación Cubana de Naciones Unidas, porque dentro de su misión se encuentra realizar acciones educativas en la sociedad a favor de una cultura de paz, solidaridad,  justicia social y cooperación internacional entre las personas, sin distinción de raza, género, lengua o religión. También porque nuestro Centro es socio de la ACNU y porque este es un espacio propicio para la sociedad civil cubana.
Este es el primer año de la desaparición física del Comandante Fidel y que mejor homenaje a su vida que reunirnos en torno al tema de las mujeres a quien desde los primeros momentos dedicó tiempo y esfuerzos, y es porque el compañero Fidel estaba convencido de la fuerza de la mujer dentro de la Revolución, pero también de la necesidad de romper con toda atadura para el desarrollo íntegro de las mismas.
Luchar por el empoderamiento femenino, luchar contra la violencia, es cumplir con Fidel, es cumplir con sus ideales de justicia social. Por eso comenzamos hoy con este recorrido de Fidel con las mujeres. Creo que siempre será insuficiente el tiempo  para mencionar todo el accionar del Comandante en estos años de Revolución. Pero que mejor forma de hacer que  haciendo y eso es lo que hace cada día OAR, porque a Fidel hay que recordarle cada día, cada hora, cada minuto, porque no basta decir Soy Fidel, si no hay entrega revolucionaria, si no hay compromiso con la sociedad que el soñó para todas y todos.
Gracias a la ACNU por su compromiso a favor de la no violencia, gracias a ustedes por acudir a este llamado. Gracias a los panelistas que nos acompañaran y gracias Fidel por habernos enseñado el camino de la solidaridad, de la justicia y del compromiso.

Homenaje de OAR al líder de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz