¡BASTA! Una propuesta que rompe moldes en clave de campaña

Por: Yohanka Valdés Jiménez

Especialista, OAR

 

“Resetéate”, “Actúa”, “Mi Compromiso Es” y “Evoluciona”, resultan las marcas de campañas diseñadas, organizaciones y activistas de República Dominicana, Bolivia, Guatemala y Cuba, respectivamente. ¿Cuáles son las claves comunes de estas iniciativas nacionales? Su conexión con la campaña global “¡BASTA! Acabemos con las violencias contra las mujeres y las niñas”, constituye una primera clave. También lo es, su énfasis en la transformación de imaginarios y normas sociales que reproducen las violencias contra las mujeres. La articulación de organizaciones de mujeres con propuestas feministas, de organizaciones mixtas y de jóvenes en la construcción de sus rutas de influencia y en el posicionamiento de sus mensajes, ha sido otra de sus claves.

¿Por qué la conexión con ¡BASTA! y la apuesta por amplificar voces de juventudes, activistas, mujeres y organizaciones diversas? Uno de los argumentos es que mujeres y niñas continúan siendo violentadas cada día a nivel global; ellas son víctimas de asesinatos y de formas de violencias cada vez más crueles, solo por el hecho de ser mujeres.

Por otra parte, América Latina es la región más violenta del mundo y en términos de desigualdades, las mujeres resultan las más afectadas. Aun cuando son múltiples los esfuerzos y normativas jurídicas proclamadas por distintos países de la región para sancionar las violencias, lo cierto es que no son suficientes. Y es que se reproduce una cultura basada en imaginarios y normas sociales machistas, que nos enseñan de forma muy desigual lo que significa ser mujeres y ser hombres en nuestras sociedades.

Otra de las razones es la urgencia de considerar iniciativas de prevención de las violencias contra las mujeres, que propongan cambios en las normas sociales y prácticas machistas de las y los jóvenes para la construcción de masculinidades y feminidades basadas en la igualdad de derechos. Que ocurran esos cambios es fundamental, pero también lo es que las y los jóvenes se sientan llamados, movilizados y comprometidos a asumir liderazgos, en procesos que apuesten por la deconstrucción y transformación de la cultura de la violencia machista.

Finalmente, se cuenta con evidencias que dan cuenta de imaginarios y normas sociales arraigados en poblaciones jóvenes de la región que reproducen desigualdades de género y, con ellas, diversas formas de las violencias contra las mujeres.[1] Esta información ha sido clave para plantear las narrativas de campañas, junto a sus líneas de mensaje, propuestas gráficas y visuales.

¡BASTA! y sus propósitos

En la región de América Latina y el Caribe, la campaña se dirige a mujeres y hombres jóvenes de 15 a 25 años de edad. Cada país define, de conjunto con organizaciones nacionales y locales –mixtas, feministas y de jóvenes–, qué grupos específicos abordar dentro de ese universo. La dimensión regional de la campaña está enfocada en mujeres y hombres jóvenes, de 20 a 25 años de edad.

¿Por qué hablarles a las juventudes? Las y los jóvenes tienen un enorme potencial de transformación de creencias y prácticas. Además, este grupo tiene oportunidades de tomar decisiones o hacer cambios que terminarán influyendo en las siguientes etapas de la vida adulta. Y es que, por lo general, las campañas que denuncian las violencias contra las mujeres suelen dirigirse a las víctimas, otorgándoles una enorme responsabilidad a ellas para que sean quienes salgan de la violencia, con mensajes de “Tú puedes”, “No aguantes más”, “Rompe el ciclo”, etc. Sin embargo, se conoce que salir de la violencia no es solamente una decisión de las mujeres y para nada es una decisión sencilla de tomar. De ahí que ¡BASTA! se plantee llamar la atención de las mujeres y los hombres, de ocho países de la región.[2]

La gran apuesta de ¡BASTA! es aportar a la prevención de las violencias contra las mujeres en la región. Con esta referencia y de conjunto con sus organizaciones socias en países de América Latina, OXFAM propone lograr que:[3]

  • Hombres jóvenes diversos, de 15 a 25 años, desafíen a otros hombres y actúen como multiplicadores de imaginarios y normas sociales positivas. Por otro lado, se aspira a que mujeres jóvenes diversas actúen, regional y globalmente, en momentos clave de la campaña para transformar imaginarios sociales alrededor de las feminidades subordinadas.
  • Medios de comunicación y diversos influencers (incluyendo personas mediáticas) se sumen desde sus roles con mensajes de “cero tolerancias” a las violencias contra las mujeres, y construyan nuevas narrativas comunicativas sobre este tema; que exista un grupo de embajadores(as) en redes sociales que promuevan contenidos y multipliquen mensajes que deconstruyan las masculinidades hegemónicas y las feminidades subordinadas, pero que también, promuevan imaginarios y normas sociales positivas.
  • Red de mujeres periodistas y comunicadoras, con quienes trabajan las organizaciones socias y otras aliadas, actúen dialogando, reproduciendo mensajes e influyendo en diferentes públicos.

¡Basta! y sus rostros latinoamericanos

Otro aspecto distintivo de esta campaña, es que cada país ha construido sus propias marcas, priorizando los imaginarios y normas sociales a transformar según sus contextos. También se han definido estrategias particulares para abordar cada caso. Hasta la fecha, la campaña ha sido lanzada en Bolivia, Guatemala y República Dominicana. Para noviembre de este año se prevé su lanzamiento en Colombia y Cuba.

En Bolivia, Actúa resulta una campaña enfocada en la deconstrucción del amor romántico, y la participación de las y los jóvenes ha sido un éxito. Por su parte, en Guatemala la campaña Mi Compromiso Es, se desarrolla con organizaciones de mujeres indígenas, y apuesta por influir en creencias y comportamientos racistas que refuerzan las violencias contra las mujeres. En República Dominicana, Resetéate apuesta por cambiar el chip cultural de las y los jóvenes, que aún justifica las violencias contra las mujeres.

¡BASTA!: conectando narrativas nacionales con la dimensión regional

La campaña tiene la virtud de promover trabajo en red. La base está en cada uno de los países que han decidido impulsarla en la región. El componente regional agrega valor: a) en clave de articulación de procesos y actores; en la construcción de evidencias y narrativas; posicionando regionalmente los mensajes centrales de las campañas; aportando escalabilidad a los debates nacionales que va promoviendo cada campaña; ampliando la influencia hacia actores y espacios regionales.

Es importante destacar que este enfoque de trabajo se conecta igualmente con la dimensión global de ¡BASTA!, aportando oportunidades para colocar determinados debates y mensajes en este nivel; además de influir en espacios internacionales diversos.

[1] “Rompiendo moldes: transformar imaginarios y normas sociales para eliminar la violencia contra las mujeres”, OXFAM, 2018.

[2] Bolivia, Cuba, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. 

[3] Contenidos expresados en la teoría de cambio de la campaña, en su dimensión regional.

Siguenos y comparte

Richard Marrero Márquez

Webmaster

Un comentario sobre “¡BASTA! Una propuesta que rompe moldes en clave de campaña

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Le gusta? compartelo :)