Que el acoso pase de moda

La campaña Evoluciona, que impulsamos varias organizaciones cubanas desde noviembre de 2018, contra las violencias hacia las mujeres, ha colocado su foco en la problemática del acoso.  Desde las primeras impresiones han llovido opiniones. Hay quienes cuentan sus historias conectadas a sucesos incómodos, no deseados, en diversos espacios: instituciones, escuelas, medios de comunicación, redes sociales y en especial, en las calles.

Otras personas han manifestado su preocupación porque Evoluciona puede sugerirles, sobre todo, a las mujeres, blanco más frecuente del acoso callejero, que desnaturalicemos esas prácticas invasivas de su privacidad y tranquilidad ciudadana. “Entonces ya no se le puede decir nada a las mujeres, se van a acabar los piropos, la poesía…” o “cuidado no acabemos con esencias de lo cubano, importando modelos que no son de nuestra realidad”, son algunos de los argumentos que hemos escuchado sobre la Campaña.

En un intercambio en el Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS), Carolina García Salas, una de sus investigadoras más jóvenes, señalaba  que detrás del  acoso “hay una relación entre los hombres y las mujeres desigual, que hace que personas extrañas que se les acerquen a ellas e invaden su espacio privado.”

Para quienes no ven nada malo en decirle una frase a una muchacha hermosa y esperan a cambio una sonrisa o un agradecimiento, sienten que es su derecho, que es normal que así sea, porque los hombres siempre se han “metido” con las mujeres y ellas lo aceptan.

El eslogan de nuestra Campaña dice una y otra vez “el acoso te atrasa” y cada acción, cada diálogo, cada producto que compartimos busca mover los rígidos cimientos de la cultura patriarcal, machista, que le la el derecho a los hombres a mirar, tocar, apropiarse del cuerpo de las mujeres. Eso no es normal. Atenta contra la seguridad y la tranquilidad de las mujeres desde sus primeras edades y hasta la adultez, por eso nos sumamos a la semana internacional de concientización contra el acoso callejero, por eso ese fue el tema de nuestro primer experimento social y el mensaje que más repetimos cuando invitamos a evolucionar.

Siguenos y comparte

Richard Marrero Márquez

Webmaster

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Le gusta? compartelo :)