Habana resiliente. Por una ciudad segura e inclusiva

Este 27 de julio hará seis meses del paso del tornado por La Habana. Aunque han sido muchos los esfuerzos de autoridades, instituciones y de la población en general, para borrar las huellas de su impacto, todavía las labores continúan. Una inyección a ese proceso ha sido el proyecto Recuperación inclusiva de las condiciones básicas de vida de las familias afectadas por el tornado, que beneficia a 2000 familias de los municipios de Diez Octubre y Guababacoa.


Con el concurso de las organizaciones internacionales CARE, OXFAM y Humanity and Inclusion (HI), este proyecto asume un enfoque inclusivo, pues da prioridad a las necesidades de las mujeres y de las personas con discapacidad. Gracias a este apoyo se entregaron kits familiares con productos de aseo, de cocina y habitabilidad (dos bidones de agua, almohadillas sanitarias, un mosquitero con insecticida, una doble hornilla eléctrica, implementos de cocina, sábanas, toallas, ropa interior para mujeres, un colchón, sábanas y fundas, linterna, acompañados de material informativo que promueve la inclusión y prácticas de higiene en el hogar).

«Habana resiliente. Por una ciudad segura e inclusiva» como también se conoce a esta iniciativa comparte kits constructivos para contribuir a la reconstrucción segura de las zonas afectadas. El donativo de instrumentos y herramientas (una hormigonera, un set de soldadura, botas, cascos, implementos de carpintería y electricidad, máquina de corte de mosaicos, palas, cucharas de albañil, entre otros implementos) para la construcción fue otorgado a brigadas de instituciones que trabajan en estos territorios, como por ejemplo, la de Educación, que asume la reparación de centros escolares en estos meses de vacaciones. También se beneficiaron la Empresa Provincial de Aseguramiento y Transporte, perteneciente al Gobierno Provincial de La Habana y la Dirección de Servicios Comunales.

Pero quizás una de las características más especiales de este proyecto ha sido la convocatoria a personas damnificadas para participar de espacios que contribuyen a su recuperación psicológica. En la sede de nuestro Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR), en Diez de Octubre, se han organizado un taller antiestrés que las y los participantes agradecieron especialmente.

Aquí también se conformó una brigada de monitoreo y aprendizaje comunitario para intercambiar con las familias beneficiadas por la entrega de los kits y conocer sus opiniones del proceso, una manera de recibir su retroalimentación y aprender qué puede mejorarse en nuevas experiencias similares.

Mientras en la sede del Joven Club 7 de Luyanó, niñas, niños y adolescentes se han encontrado para compartir estos calurosos días de verano y disfrutar del mundo del audiovisual. Los talleres infantiles de creación han sido coordinados por los proyectos de la Universidad de La Habana, Escaramujo y Nombres, de conjunto con OAR. La campaña Evoluciona ha sido otro pretexto para compartir mensajes por la no violencia hacia las mujeres y las niñas en el territorio.

El Proyecto ha contado con el apoyo financiero de la Unión Europea, Humanitarian Coallition, la ciudad de Bruselas y el Gobierno de Canadá.

 

Siguenos y comparte

Richard Marrero Márquez

Webmaster

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Le gusta? compartelo :)