Transformar desde el arte para una sociedad sin violencias

Por: Zoila Pérez Navarro

«Es un placer compartir con el futuro del arte y de este país. He venido con algunos de mis bailarines, tres estudiaron en esta escuela y están muy emocionados de volver. Yo vengo a hablarles como bailarina, como coreógrafa y como persona que apoya una campaña para que ninguna mujer sufra de violencia», afirmó Susana Pous en la escuela de arte José María Heredia Heredia, de Santiago de Cuba.

«La gente me mira y quiere fotos. Siento que puedo aprovechar eso de que me miren y me escuchen un poquito para llevar un mensaje tan importante como este. Hay bailarines que solo saben bailar, mas yo siento que es desperdiciar la vida, que hay que llenar de tanto. Soy una mujer, y tengo dos hijas, así que sé bien lo vulnerables que somos al machismo y les he hablado muy claro sobre eso. A las niñas, les digo lo que a ellas: en sexualidad nunca accedan a nada que no quieran hacer, o con que no se sientan a gusto», reflexionó la artista-activista.

Mi Compañía, además del diálogo cercano y útil, ofreció un fragmento de su última producción Infinito, que desde los movimientos y la vibrante actuación de un dúo de bailarines, también puso a pensar en el ciclo de la violencia y las consecuencias, que pueden ser fatales. Eso puso a pensar al «futuro del arte y del país», como les llamó Susana Pous.

«No debemos tratar mal a otros», «hay que respetar a los demás», «la bailarina sufría, era tratada como un trapo», «¿por qué tengo que vestirme como los demás digan?», expresaron. Y la maestra argumentó que este mundo es más maravilloso por la gente diferente que lo integra y que no hay derechos de lastimar a nadie por ser diferente a nosotros. Algo que, alertó, sucede a veces en casa pero compete a toda la sociedad, «pues es un mito lo de entre marido y mujer nadie se debe meter. Como eso, hay un montón de cosas que parecen normales pero si las hace sentir incómodas o violentadas hay que aprender a hablar y decir.

El espacio, uno de los más emotivos de la jornada por la no violencia, que trajo a la campaña Evoluciona a la tierra indómita, dejó a más de 400 estudiantes la promesa del regreso, que no demoró, pues en menos de 24 horas estuvo de vuelta Susana, quien además anunció talleres de danza allí en el contexto de su próxima gira nacional.

«Lo más importante -recalcó la directora de Mi Compañía-, es que tengan conciencia de que ustedes pueden transformar un montón de cosas para que vivamos mejor. Alguno tendrá que escribir alguna vez una canción y tiene que hacerlo con la responsabilidad de saber que alguien la va a repetir. No quiero ser solo ejemplo para ustedes por haber trabajado duro como bailarina con el trabajo duro que ustedes saben que eso implica.

“Yo soy la persona que quise ser porque respeto a los demás, porque me siento una mujer buena. Abran los ojos al mundo. Mi generación ha hecho muchas cosas mal y sé que ustedes pueden hacerlo mejor. Cuando yo sea una viejita, ustedes estarán en esta posición. Háganlo bien».

Richard Marrero Márquez

Webmaster

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Le gusta? compartelo :)