Prevención y atención para mujeres, niñas (os) y adolescentes en situación de violencia de género, durante el período de aislamiento por COVID-19

El 31 de diciembre de 2019, las autoridades chinas de la ciudad de Wuhan reportaron 27 casos con un cuadro respiratorio agudo, que rápidamente, el 7 de enero de 2020, fue identificada su etiología. El Covid-19-, es un nuevo virus que forma parte de la familia de los “coronavirus” y es causante de enfermedades respiratorias que van desde un resfriado común o gripe hasta enfermedades más graves como la insuficiencia respiratoria o la neumonía y que, en el peor de los casos es causante de muerte. Los coronavirus son una familia de virus que causan infección en los seres humanos y en una variedad de animales, incluyendo aves y mamíferos como camellos, gatos y murciélagos. Se trata de una enfermedad zoonótica, lo que significa que pueden transmitirse de los animales al hombre, a través del contacto persona a persona, a través de pequeñas gotas de saliva que el portador del virus excreta al toser. Una sola persona infectada puede infectar entre 1 y 4 contactos cercanos, pero pueden ser muchos más.

Los coronavirus que afectan al ser humano, pueden producir cuadros clínicos que van desde el resfriado común con patrón estacional en invierno hasta otros más graves con complicaciones severas que pueden causar la muerte.

Los síntomas más comunes del Covid-19- pueden ser muy banales : Malestar general, dolor de cabeza, tos, fiebre, molestias en la garganta, que pueden irse agravando y presentar cuadro respiratorio severo. Para saber si una persona padece de covid-19, es prioritario

hacerse la prueba, por tanto, si se presenta cualquier síntoma, por leve que parezca, es necesario acudir al hospital o a cualquier centro de salud para una valoración especializada. Es importante no auto medicarse ni subestimar la situación al contentarnos con falsas apreciaciones y diagnósticos que solo contribuirán a retrasar la inevitable y peligrosa verdad en muchos casos, que puede afectarnos a nosotros mismos o a  nuestros seres más queridos.

 Las personas con mayor riesgo de contagio son los adultos mayores de 60 años y las personas con enfermedades como la diabetes o con insuficiencia respiratoria o cardiacas, pero tristemente ya existen ejemplos de jóvenes y niños pequeños enfermos. El contagio se produce entre personas que están cerca, a una distancia de aproximadamente dos metros como máximo, directo de una persona infectada a otro al expandir las gotas de salivas al toser o estornudar, al estrechar la mano, besar. El virus también se puede transmitir cuando una persona toca una superficie o un objeto sobre los que se encuentre el virus, y después se toca la boca, la nariz o los ojos.

Resulta muy importante conocer que el virus puede sobrevivir en el aire o en diferentes superficies por varias horas, pero puede eliminarse con acciones de protección personal y limpieza frecuente en el hogar. (puertas, manijas, sillas,superficies de muebles, los mandos de los equipos electrónicos, el mouse, el teclado de la computadora y las pantallas de celulares y tables). El aislamiento social es decisivo. Debe evitarse el contacto cercano con personas

que tengan síntomas de gripe, andar en la calle o asistir a reuniones o eventos masivos. Como todavía no existe una vacuna, las medidas de protección recomendadas son: Cubrir la boca y la nariz con un pañuelo o nasobuco, si se utiliza papel sanitario o servilleta para cubrirse la boca,  tirarlo despues de usado, el lavado frecuente de manos, evitar dar besos, saludar o andar tomados de la mano.  Hay que evitar el compartir vasos, platos u otros artículos de uso personal, de igual forma, hay que desinfectar los objetos y superficies que se tocan.

Frente a la propagación mundial de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud la ha declarado como una emergencia de salud pública y recomienda a la población permanecer en cuarentena o aislamiento para evitar la propagación del virus, proteger la salud y prevenir muertes asociadas al coronavirus.

Para afrontar esta pandemia, el gobierno cubano ha adoptado diversas medidas para combatir el COVID-19 y salvaguardar de esta forma la salud y vida de toda la población, entre las que se encuentran el aislamiento social. 

Parece paradójico que no todas las personas se encuentran a salvo al interior de sus hogares, lo que está relacionado con la violencia de género. Esta situación provoca que estas medidas afecten de manera diferenciadas a hombres y mujeres. Según ONU Mujeres, en momentos de crisis o de tensión –como el que provoca el aislamiento o la cuarentena- tiende a haber un incremento en los casos de violencia doméstica, abusos y explotación sexual y Cuba no es la excepción. 

En Cuba, según la Encuesta de Igualdad de Género (2018), del Centro de estudios de la Mujer, el 26,7% de las mujeres de 15 a 74 años ha sido víctima de alguna de las manifestaciones de violencia en su relación de pareja “en los últimos 12 meses”. Un 22,6% declaró haber sido víctima en “algún otro momento de su vida” y también “en los últimos 12 meses”, por lo que ha sufrido violencia “a lo largo de su vida”. El tipo de violencia contra las mujeres que prevalece en las relaciones de pareja, es la psicológica, y en segundo lugar, con mucha frecuencia, fueron declaradas manifestaciones de violencia económica.

Todos estos datos muestran la posibilidad de sufrir violencia en el ámbito privado, dígase en sus hogares, por lo que un grupo de mujeres, puede estar expuesta a una situación de riesgo en su propia vivienda. La convivencia cotidiana  obligada, las limitaciones del aislamiento, la afectación que provoca en cada persona la grave situación mundial con peligro para la vida, el mal manejo de la ira y la dificultad para el control de las emociones, puede incrementar las relaciones violentas en algunas personas.

Tomando en cuenta la situación que vivimos, ofrecemos algunas indicaciones que pueden ayudar a las mujeres que se encuentren en aislamiento o riesgo de sufrir alguna situación de violencia. 

¿Qué puede HACERSE durante el aislamiento para alertar una situación de violencia?

 

  1. Identificar, prestar atención y dar seguimiento a cualquier manifestación de violencia que pueda presentarse, tanto dentro como fuera del hogar, tales como:
  • Violencia psicológica: Incluye toda conducta que cause sufrimiento a la mujer que la recibe: desvalorización, insultos, menosprecios, intimidación o amenazas, abuso de poder,  control del celular,  limitación o impedimento de la comunicación con amigas, amigos o familiares, exigencia de obediencia,  ignorar o utilizar el silencio como castigo, hacerla responsable de todo lo negativo que ocurre en la casa y así, sienta culpa por todas las situaciones conflictivas que se presenten en el entorno familiar o de pareja. 

Violencia verbal: Caracterizada por acusaciones, insultos, amenazas, juicios de valor, humillaciones, críticas

  • degradantes hacia el cuerpo o por actividades realizadas, órdenes agresivas o gritos constantes.
  • Violencia física: Agresiones contra el cuerpo de la mujer, niña o adolescente. Incluye empujones, jalones de cabellos, golpes, mordidas, heridas o quemaduras. Según su gravedad, pueden llegar a provocar la muerte.

 

  • Violencia económica: Toda acción u omisión que emprenda un agresor encaminada a impactar de manera negativa la supervivencia económica tanto de la mujer como de su familia. Puede manifestarse como: controlar, limitar o esconder el dinero existente, negar su aporte para cubrir los gastos de vivienda, alimentos, salud, medicamentos u otros no previstos pero necesarios para afrontar una situación emergente.
  • Violencia sexual: Obligar a la mujer a tener relaciones sexuales o tocar su cuerpo sin su consentimiento. También son los abusos, acosos o tocamientos a jóvenes, adolescentes, niños o niñas, bajo amenaza de lastimar o causar sufrimiento tanto a ella como a otras personas de su familia.
  1. En caso de sufrir o presenciar algún tipo de violencia, asistir a las instituciones que pueden dar apoyo y otras que tiene líneas disponibles para dar alerta y obtener apoyo: Fiscala, PNR, FMC.

 

3.Si sientes que tú o alguien de tu familia puede estar en riesgo, resguárdate con familiares o vecinos que puedan ofrecerte protección hasta que lleguen las autoridades.

 

  1. Como medida de autocuidado, es importante crear una clave – puede ser un número o una palabra –que puedas enviar de manera rápida vía WhatsApp o por mensajería que puedas compartir con tus contactos o redes de apoyo. O compartir con vecinos o personas cercanas una palabra o sonido que las alerte si se encuentra amenazada o en peligro.

 

 

 

La pandemia del Coronavid-19 es una emergencia de salud que no puede ser

usada como excusa para actuar de manera violenta contra mujeres, niños y niñas.

Prevenir el Coronavid-19 y la violencia contra las mujeres es una responsabilidad personal, social y gubernamental

Teléfonos a los que puede llamar para solicitar ayuda o información:

PNR: 106

Línea ayuda de la Fiscalía :

802 12345

Dirección Nacional de la FMC:

7838-3540

7838-3541

7838-3542

Consejería del Centro Oscar Arnulfo Romero:

consejeriaoar@oar.co.cu

Linea Ayuda de la Fiscalia General de la republica

Telef: 80212345

www.fgr.gob.cu

Richard Marrero Márquez

Webmaster

error

¿Le gusta? compartelo :)